EL ROBOT HONDA: ASIMO

Honda, en la misión por seguir cumpliendo sueños comenzó la aventura de crear el primer Humanoide con inteligencia artificial. Este sueño sonaba muy sencillo al principio, pero Asimo tomó muchas décadas de trabajo continuo, investigación, errores y pruebas antes de poder crear el gran humanoide que es ahora.

Esta aventura comenzó en 1986, con la construcción de la inteligencia artificial centrada en replicar la caminata del hombre, por ello los modelos E1, E2 y E3 fueron robots solo conformados por piernas, con la misión de primero caminar, luego escalar y por último, andar rápido.

Con una segunda etapa los modelos E4, E5 y E6 se centraron en la estabilidad de pasos y el subir escaleras, agregando la cabeza, tronco y brazos a los prototipos para mejorar el equilibrio.



La siguiente generación de Asimo fue el P1 y P2, siendo uno de los robots más robustos midiendo 1.82 cm de alto y 175 kilos. Esto permitió tener un diseño mucho más amigable que ayudó a mantener la estabilidad, movimientos firmes e inalámbricos, etc. Luego el siguiente modelo mejorado fue el P3, con un diseño mucho más compacto de 1.52 cm con 130 kilos, haciendo mucho más liviano y menos torpe para realizar actividades.

Luego de estas últimas etapas, Asimo se convirtió en un robot humanoide mucho más completo, con funcionalidades como: correr, caminar en zonas inclinadas, subir escaleras, pasar por baches, agarrar objetos, hacer giros, etc. Además, se desarrolló la funcionalidad de responder preguntas con comando de voz, entablar conversaciones básicas y reconocer el rostro de la personas con sus ojos (cámaras incorporadas).

En la actualidad, Asimo es uno de los grandes humanoides con diversas funciones que impresionan a miles de usuarios, midiendo 1,20 cm y pesando 54 kg, pudiendo caminar a 2,7 Km/h y correr a 6 Km/h. Además, le sumaron mucha más destreza en los brazos teniendo como ventaja servir bebidas, hasta hacer lenguaje de señas.

El nuevo reto impuesto por Honda, es que en un futuro poder desarrollar mejoras en Asimo para ayudar en los desastres naturales, ayudar a personas mayores o discapacitadas. Esto quiere decir, que Asimo podría ser los ojos, oídos, manos y piernas de la persona que lo necesite, además de poder ayudar a la humanidad a realizar tareas peligrosas para el hombre.